sábado, 17 de julio de 2010

REFLEXION ESPIRITUAL


Toda reflexión espiritual es el comienzo de un largo camino, en ocasiones, este camino nos llevara a una montaña muy alta, desde donde veremos otros destinos, pero de alguna manera, todos se relacionaran entre si. En otras ocasiones, el camino se estrechara y parecerá llevarnos a lugares de oscuridad y confusión, pero si nos mantenemos diligentes y firmes, iremos también obteniendo pequeñas luces que se convertirán luego en una antorcha que disipara la oscuridad y las dudas, y luego también encontraremos caminos de claridad, como un día luminoso.

Con el tiempo llegaremos a entender que toda reflexión espiritual es siempre como mirar las estrellas, hay siempre más y más verdades luminosas y aunque parezcan lejanas, ya las estamos viendo y poco a poco, las iremos entendiendo.

Es la reflexión, un caminar sin desesperación, apuros o presiones, no queremos engañarnos o confundirnos sino mas bien cultivar la reflexión como un arte. Quizás podríamos compararlo con el escuchar una música que nos deleite y que parece maravillosa. No pretendamos que una reflexión termine o concluya como una puerta cerrada, sIno mas bien como un horizonte vasto, generoso, lleno de coloridos, de armonía y ciertamente estamos profundizando, entendiendo, pero sin que la conclusión sea un limite sino mas bien, una medida que alcance a descubrir las maravillosas verdades que Dios ha dispuesto para nuestro desarrollo.

La reflexión nos hará sobrios y humildes, objetivos, sinceros y cada vez mas ciertos en el propósito de conocer la Voluntad de Dios.

...

Pintura y Escrito:
Oscar Basurto Carbonell

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada